IoT ya no es el futuro, el futuro está aquí

Leyendo sobre Internet Of Things (IoT), internet de las cosas, me viene a la memoria todo aquello que ya dijimos sobre el futuro hace no tanto. Como que en el año 2000 todos iríamos en coches voladores, usaríamos trajes brillantes, o similares.

Y la cuestión es si, ¿estamos esta vez en la misma tesitura con los 25 billones (americanos imagino) de dispositivos conectados en 2015 que Cisco prevé? . Ejem, y para 2020 Gartner prevé 26, mientras Cisco ya va por los 50 billones.

Si que parece que millón arriba, millón abajo, la idea cuaja y que cada vez una proporción mayor de los dispositivos están conectados a la red de redes, construyendo así una red de cosas, incluso algún avezado hacker ya añadió a su red de dispositivos (BotNet) un frigorífico para hacer algún tipo de ataque DDoS.

Leo en Forbes, y me gusta, acerca de distintas aplicaciones médicas para un internet de las cosas, una red en la que los elementos cotidianos que tenemos nos envían mensajes de distintos tipos.

  • Inyector de insulina que me avise cuando me toca la próxima inyección, o que lleve la cuenta de las que me he ido poniendo.
  • Monitores de bebés, tener una cosa en internet que me avise de que mi peque está teniendo dificultad para respirar, o que tiene fiebre me parece algo tan necesario, y sobre todo, que me avise a mi móvil en vez de a este dispositivo que nunca sé donde enchufar.
  • Gestor de pastillas, un gadget que se me antoja necesario para una población cada vez más necesitada de medicamentos, y cada vez más enganchada a internet. Aunque el invento en sí es una pastilla que ella sola informa de su ingestión, el hecho de que mi gestor de pastillas me avise que hace unas horas que no lo abro, cuando debería haber tomado mi dosis de antibiótico me parece muy útil también.

Y seguro que muchos más gadgets y aplicaciones para asistencia, pero sobretodo un eficaz sistema de Web APIs con el que poder controlar y gestionar los datos privados de estas herramientas tan personales, así como controlar los accesos a estos nuevos gadgets, y la información que proporcionan.

Otra de las cuestiones importantes, es de si es posible generar las APIs que deben ser consumidas por las aplicaciones finales, que normalmente se van a encontrar en la palma de la mano del usuario final [móvil, tablet, phablet, …], y que deben proveer el necesario control y gobierno, así como la protección frente a los ataques más rabiosos.

Disponer de una adecuada estrategia de gestión de APIs, con la necesaria seguridad, es posible y controlar las apps que están consumiendo las APIs expuestas, así como los procesos empresariales subyacentes, es hoy en día una realidad más allá de los sueños más futuristas que tuviéramos en los 80.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s